"Si al final, la vida sera un gran camino que recorrer, que este camino sea de alegrias". Moi.


jueves, 3 de junio de 2010

Vela.

Hace mucho tiempo no encendia una vela, habia olvidado lo mucho que me gustaba verlas encendidas, quedarme pegada en esa danza del fuego, antes cuando pequeña, creia que era piromana, luego comprendi que estas personas andan quemando cosas, a mi solo me gusta ver bailar a las llamas... pero en lugares donde es hermoso, como una vela por ejemplo, o una chimenea, jamas jamas jamas mientras miles de arboles mueren... Han notado esta dualidad de los elementos?... es, realmente imponente, como pueden ser tan hermosos y tan destructivos a la vez!

Mientras ustedes piensan en esta dualidad, yo me quedare oliendo el cafe de mi vela.

3 comentarios:

El Nico dijo...

encender una vela es lo máximo! yo siempre jugo con ellas y las derrito de forma tal que queden entretenidas! me encanta hacer formas con la cera es demasiado entrete! y bueno a mi tampoco me gusta ver el fuego como quema grandes extensiones de bosques... es tosco, grueso, oscuro, rudo. en cambio en una vela, es delgada, suave, delicada y da luz.

Tobal Latorre dijo...

Creo que ya somos 3 amantes de velas, en mi caso me gusta el fuego destructor como no, pero eso no quiere decir que disfruto el destructor, creo que me entenderán.
Velas, hice unas por ahí, aveces pienso en volver a hacerlas y no sería mala idea, para generar unas lukitas.
Optimizar su luz, hacer formas, quiciera hacer una vela que durara mucho más de lo normal.

Sin velas no hay romance
Sin velas no hay calidez
Sin velas no hay luz
Sin velas no hay ambiente
Sin velas no hay ... Armoa.

Tristan S. dijo...

También alguna vez pensé que era pirómano, mas a mi solo me gusta observar el fuego de una fogata, o de una vela; ver como baila al compás de una vida que se consume como cera, agitada por torbellinos que no son más para nosotros que un resoplido.
Siempre me ha parecido un enigma el fuego. Algo un tanto inalcanzable y que me produce un cierto rechazo.
Los ojos se me consumen al acercarme al fuego, mas no puedo evitar alejarme de sus brazos cálidos y resuello ensordecedor.